Periodoncia

Periodoncia
Periodoncia
Nuestro equipo de profesionales solucionará tus problemas de encías para que luzcas unos dientes sanos

 

La periodontitis: la enfermedad

La periodontitis es el estado avanzado de la gingivitis, una enfermedad periodontal. Las enfermedades periodontales son aquellas que afectan a los tejidos que rodean al diente (periodonto) y son de naturaleza inflamatoria e infecciosa, causadas por bacterias.

Durante la evolución de la periodontitis, se deteriora la encía que soporta los dientes llegando, en los estados más avanzados, a la pérdida de éstos. Por este motivo es muy importante detectarlo a en sus estados iniciales.

Síntomas

– Mal aliento.
– Encías rojizas.
– Encías inflamadas.
– Movilidad dental.
– Dientes que parecen más largos, encías retraídas.

La periodoncia: el tratamiento

El tratamiento básico (cuando el hueso no está demasiado afectado) consiste en la limpieza exhaustiva de las encías, dientes y zona dental bajo las encías con aparatos de ultrasonidos y pulidores. Todo ello va encaminado a eliminar la placa bacteriana causante del problema y frenar su avance. La boca se divide en 4 cuadrantes y se trata uno por sesión.

El tratamiento regenerativo (cuando el paciente experimenta una pérdida considerable de hueso), antes de cualquier tratamiento restaurador, es necesario reponer las estructuras perdidas por medio de biomateriales. Esto significa que primero hay que hacer la cirugía para volver a un estado bucal con todos sus componentes y después se procederá a realizar el tratamiento básico.

En ambos casos puede que el odontólogo administre algún tipo de antibiótico, que ayudará a combatir más deprisa las bacterias de la placa.

Unos días después de la periodoncia, podrás observar cómo las encías vuelven a su estado natural, se desinflaman y se adhieren a los dientes, creando de nuevo esa barrera contra las bacterias.

Mantenimiento

Una vez finalizado el tratamiento, es necesario realizar un buen mantenimiento del estado bucal para evitar la placa bacteriana. Para ello es obligatorio cepillarse correctamente los dientes después de las comidas, usar hilo dental y flúor. Además, es altamente recomendable realizarse una higiene oral profesional al menos una vez al año para revisar que no haya ninguna anomalía.