¿Cómo influye la genética en la salud bucodental?

¿Cómo influye la genética en la salud bucodental?

La salud de nuestros antepasados, de nuestros padres, de nuestros abuelos es un factor que tenemos en cuenta a la hora de abordar muchas enfermedades. Y para la salud bucal no iba a ser menos. La genética, la historia familiar es la herencia que recibimos y puede influir directamente en nuestra salud bucodental. Con ello no quiere decir que si nuestros antecesores han padecido enfermedad periodontal, vayamos a sufrirla también nosotros. Sólo aumenta el riesgo y las probabilidades, por ello es tan importante mantener unas hábitos de higiene y una prevención adecuada complementada con revisiones periódicas.

Genética salud bucal

www.laprensa.hn

La genética está ligada a aquello que heredamos en nuestro organismo y los dientes forman parte de la salud de cada individuo, por lo que su estado puede ir transmitiéndose de generación en generación. La anatomía de nuestra dentadura o mandíbula, los dientes con caries o torcidos o mas fuertes o débiles, pueden proceder de nuestros antepasados. Además, otro factor que se puede heredar hace referencia ala saliva, y a su calidad. Ésta actúa como protector natural de nuestras piezas, las mantiene limpias, libres de restos y bacterias, y la calidad y cantidad de la misma puede influir directamente en la salud oral.

Puede provocar enfermedades como la caries dental, ligada a factores hereditarios. Si la saliva no elimina las bacterias, éstas se adhieren y forman el sarro que daña nuestro esmalte y las encías. Al igual que para el resto de enfermedades, los factores hereditarios están presentes. Hay personas que tienen un cuidado máximo y pese a ello son más propensas a sufrir enfermedades orales, y en cambio, personas más descuidadas que no padecen problemas de caries. Por ello, lo más importante es acudir al dentista de manera periódica para que evalúe cada caso y familiarice a cada paciente con unas pautas orales adecuadas.

Por otro lado, la enfermedad periodontal también está muy ligada a factores genéticos. La historia familiar aumenta la probabilidad y susceptibilidad de sufrir esta enfermedad con un riesgo elevado. En este caso, el diagnóstico precoz es más que fundamental. También influyen otros factores como el estilo de vida adquirido u otros aspectos biológicos.

En definitiva, la genética influye y mucho en nuestra salud bucodental. Por ello, es aún más importante mantener unos hábitos saludables y acudir al dentista de forma regular. Prevenir estas enfermedades o detectarlas a tiempo es clave para mantener nuestra dentadura a salvo.