Las muelas del juicio

Las muelas del juicio

Las muelas del juicio reciben este nombre porque suelen aparecer  entre los 15 y 25 años, edad en la que el juicio ya se ha desarrollado. A diferencia de lo que vimos en el post sobre los dientes de leche, estas muelas son las últimas en aparecer. No a todos nos aparecen y no de forma igual. También se las puede denominar terceros molares o cordales ya que se sitúan al final del arco dental.  Podemos tener hasta cuatro, dos en el maxilar superior y dos en el maxilar inferior.  Serán varios los factores que determinarán si es necesaria su extracción denominada exodoncia y que será realizada por un cirujano oral y maxilofacial.

Dientes del juicio

http://bit.ly/Sf07rA

Durante años no las notamos pero llega un momento en qué los tejidos que las rodean se inflaman y el dolor aparece. Al salir suelen afectar a otros dientes, hecho que puede provocar que los de alrededor se muevan.  También pueden quedar mal situadas, giradas o inclinadas. Si no llegan a salir del todo,  pueden causar dolor o dificultades al masticar. En otros casos pueden aparecer como unos molares normales por lo tanto, no será necesario extraerlas si no afectan al resto de dientes.

La extracción de las muelas del juicio depende de la posición en la que aparecen y de la estructura que tiene la boca de cada persona. A través de una radiografía, el cirujano verá todo lo que necesita saber antes de intervenir.

Se pueden extraer todas a la vez o en varias intervenciones, cada profesional evaluará la mejor forma para cada paciente. Al estar situadas al final de la boca, en ocasiones hay que realizar una pequeña incisión en la encía.  La intervención se realiza bajo anestesia local y mediante una técnica sencilla y precisa que no suele presentar complicaciones. Las únicas molestias que puede causar su extracción son un poco de hemorragia posterior y dolor postquirúrgico.