Los enjuagues bucales, ¿son realmente necesarios?

Los enjuagues bucales, ¿son realmente necesarios?

A la hora de mantener una higiene dental adecuada, creemos que el cepillado es nuestro mejor aliado y una visita periódica al dentista mantendrá nuestra salud bucal en perfecto estado. Y bien es cierto, pero siempre combinando esto con otras técnicas. Existen numerosos productos en el mercado, que creemos que se reducen a técnicas publicitarias, pero que realmente pueden ayudarnos a completar una higiene adecuada. Se trata de los enjuagues bucales.

enjuague bucal

ridyn.com

Los mitos creados sobre ellos son muchos, quizás por la dificultad de comprobar sus resultados a simple vista. Pero según expertos, su eficacia es comprobada y perfeccionan la higiene bucal que toda persona debería mantener. El enjuague debe utilizarse de forma habitual por sus propiedades, y sobre todo es recomendable escoger uno sin alcohol. Incluye ingredientes que refuerzan nuestra dentadura y eliminan las bacterias que se crean entre los dientes y las encías, en el paladar, lengua o en las mucosas. También favorece la eliminación de pequeñas lesiones que se puedan producir por el cepillado o al comer.

Si es cierto que en el mercado existen numerosos enjuagues, algunos de ellos con mayor o menos efectividad según los resultados que promete. Es decir, los que aseguran un efecto blanqueador no son tan efectivos, al igual que otros para el mal aliento. Por otro lado hay enjuagues para evitar la caries, que deben contener flúor, o clorhexidina para los que evitan la acumulación de sarro. Ante todo, lo importante es consultar al dentista para que te aconseje cuál es tu mejor opción.

Y recordar que el enjuague nunca sustituye al cepillado, sólo lo complementa. Al igual que otros productos como el hilo dental, que permite eliminar las impurezas y restos de alimentos de los rincones de la boca que el cepillo no alcanza. Y es así, tras esta limpieza, cuando los dientes están mejor preparados para absorber el flúor u otros ingredientes de los diferentes dentífricos y enjuagues. En definitiva, lo importante es combinar todas estas prácticas para mantener una salud bucal adecuada.