¿Por qué nos sangran las encías?

¿Por qué nos sangran las encías?
¿Por qué nos sangran las encías?

A la hora de cepillarnos los dientes, en muchas ocasiones nos pueden llegar a sangrar la encías por diferentes motivos y es clave acudir a un especialista para que valore cada caso de forma personalizada. El sangrado es una síntoma de algún otro tipo de afección y por ello es importante conocer los motivos del problema para así poder aliviarlo. Hoy te contamos las principales razones por las que nos pueden sangrar las encías.

  1. La mala alimentación puede provocar el sangrado en las encías al no tener las suficientes vitaminas y nutrientes los tejidos de nuestra boca. También algunos medicamentos pueden favorecer la enfermedad periodontal al provocar un exceso de sequedad.
  2. La higiene bucal es un factor clave y una mala higiene contribuye directamente al sangrado. Por ello es vital cepillarse tres veces al día y utilizar además hilo dental para eliminar los restos de placa adheridos entre los dientes. El cepillo eléctrico también ayuda a la circulación de la sangre al masajear las encías.
  3. El tabaco es una de las razones principales ya que, además de generar manchas en los dientes, potencia el riesgo de enfermedades y provoca inflamación en los vasos sanguíneos.
  4. Algunos problemas bucales como la mordida torcida o desequilibrada pueden provocar el sangrado debido a la fricción de los huesos y encías. Además, las personas con antecedentes familiares tienen más posibilidades de padecer sangrado.
  5. El estrés es otra de las razones, ya que nos baja las defensas de nuestro sistema inmunológico y eso afecta a los tejidos de nuestra cavidad bucal.
  6. Además durante el embarazo, la gingivitis suele aparecer en muchas mujeres, por lo que se debe prestar mucha atención al sangrado en las encías y deben elevarse los cuidados de higiene bucal.

Estas son algunas de las razones por las que pueden llegar a sangrar las encías. Un problema que, pese a todo, debe ser vigilado por un especialista para que no derive en futuras afecciones bucales.